ESPÍRITU Y MATERIA

 

ESPÍRITU Y MATERIA - Cuerpo y Alma

Te pido por favor entones una “A” con voz brillante, o cascada, resfriada, muy sonora, suave… ¡como sea! Disfrutala, dejala sonar en tu boca, tu laringe, tus pulmones: el sonido más continuo que puedas lograr.

El aire pasa por tus cuerdas vocales, ellas vibran, vibra tu paladar, tu lengua, tu ser, sin interrupción alguna, ¡qué felicidad! Tu voz y el sonido, el sonido y vos, tu cuerpo y vos, en comunión con el todo, ese éter sonoro que nos abarca y trasciende. Intentá glissandos, notas que suben y viajan, se trepan a las nubes, se deslizan por los rayos del sol. La luz es vibración, el sonido es vibración, tu voz es vibración, todo vibra, vos sos todo.

Ahora te pido acerques la punta de la lengua a tu paladar superior, pronunciando algo así como “AT”… ¡qué desilusión! Obturaste el paso del aire, el flujo maravilloso se interrumpe, no más vuelo mágico…

¿Qué ocurrió? Acabas de inventar las consonantes: “TA, RE, MI, SI”, probá también con los labios: “BA, PO”. Duras, secas, terminantes, explosivas, tajantes, vienen a interrumpir el viaje del alma. ¡Pero también dan forma al caos de las vocales!

Caos, Continuo, Tao, algo así como el alma atemporal. Las consonantes son los huesos, la piel, los órganos, la materia conteniendo al viaje del alma y permitiendo su expresión.

Vocales y Consonantes, Espíritu y Materia, Alma y Cuerpo. Nuestro aliento da vida a nuestras cuerdas vocales, las partes por separado no tienen manera de expresarse. El Yang y el Ying, la energía necesaria para poner en marcha el Universo.

Cantá, tarareá, murmurá, jugá con tus vocales, divertite con tus consonantes; saltarinas, apacibles, mansas como las aguas de una laguna, encrespadas como las olas del mar.

Hermosa criatura creada y creadora, tu voz evoca los espacios más sagrados, las cavernas más profundas, las alturas más brillantes, las melodías más profanas.

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas." (Jn. 1:1-3)

“Llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí Tepeu y Gucumatz. Hablaron, pues, consultando entre sí y meditando; se pusieron de acuerdo, juntaron sus palabras y su pensamiento.” (Popol Vuh)

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Posts Destacados

MÚSICA Y MEDITACIÓN

03/12/2016

1/2
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

​© 2016 por Ruben Soifer

Creado con Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus

Te espero!

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now