Luego de una breve introducción, vamos a respirar normalmente repitiendo unas palabras que voy a ir proponiendo en el transcurrir de cada minuto. Después, escucharemos un tema musical aprovechando el estado de atención plena en el que estaremos. Namaste